Inundamos Santander Archivo

  • Aquí en la isla el mar y cuánto mar se sale de sí mismo a cada rato, dice que sí, que no, que no, que no, que no, dice que si, en azul, en espuma, en galope, dice que no, que no. No puede estarse quieto, me llamo mar, repite […]

    Oda al mar, de Pablo Neruda

    Aquí en la isla el mar y cuánto mar se sale de sí mismo a cada rato, dice que sí, que no, que no, que no, que no, dice que si, en azul, en espuma, en galope, dice que no, que no. No puede estarse quieto, me llamo mar, repite […]

    Sigue Leyendo...

  • El mar de tan insípido es inmenso no tiene corazón ni abre caminos cual saliva de dios inexplicable viene y se va sin entregarnos nada el mar opaco o transparente crece o decrece en el lecho de su hondura señor de los naufragios deja cuerpos en las islas que esperan […]

    Mar Insípida, de Mario Benedetti

    El mar de tan insípido es inmenso no tiene corazón ni abre caminos cual saliva de dios inexplicable viene y se va sin entregarnos nada el mar opaco o transparente crece o decrece en el lecho de su hondura señor de los naufragios deja cuerpos en las islas que esperan […]

    Sigue Leyendo...

  • Palpita un mar de acero de olas grises dentro los toscos murallones roídos del puerto viejo. Sopla el viento norte, y riza el mar. El triste mar arrulla una ilusión amarga con sus olas grises. El viento norte riza el mar, y el mar azota el murallón del puerto. Cierra […]

    El mar triste, de Antonio Machado

    Palpita un mar de acero de olas grises dentro los toscos murallones roídos del puerto viejo. Sopla el viento norte, y riza el mar. El triste mar arrulla una ilusión amarga con sus olas grises. El viento norte riza el mar, y el mar azota el murallón del puerto. Cierra […]

    Sigue Leyendo...

  • Eres tú, tan fría y lejana, así eres tú, la mujer que yo quiero. Eres así, mi imagen extraña… Así soy yo, de tu alma el espejo. Son mis sueños de estar al lado tuyo como un viejo poema abandonado, como una música ya silenciada. Anhelaba yo dormitar en tu […]

    Mar azul, de Graciella Allende

    Eres tú, tan fría y lejana, así eres tú, la mujer que yo quiero. Eres así, mi imagen extraña… Así soy yo, de tu alma el espejo. Son mis sueños de estar al lado tuyo como un viejo poema abandonado, como una música ya silenciada. Anhelaba yo dormitar en tu […]

    Sigue Leyendo...

  • Quizá porque mi niñez sigue jugando en tu playa y escondido tras las cañas duerme mi primer amor, llevo tu luz y tu olor por donde quiera que vaya, y amontonado en tu arena tengo amor, juegos y penas(…) ‎

    Mediterráneo, de Joan Manuel Serrat

    Quizá porque mi niñez sigue jugando en tu playa y escondido tras las cañas duerme mi primer amor, llevo tu luz y tu olor por donde quiera que vaya, y amontonado en tu arena tengo amor, juegos y penas(…) ‎

    Sigue Leyendo...

  • Necesito del mar porque me enseña: no sé si aprendo música o conciencia: no sé si es ola sola o ser profundo o sólo ronca voz o deslumbrante suposición de peces y navíos. El hecho es que hasta cuando estoy dormido de algún modo magnético circulo en la universidad del […]

    El mar, de Pablo Neruda

    Necesito del mar porque me enseña: no sé si aprendo música o conciencia: no sé si es ola sola o ser profundo o sólo ronca voz o deslumbrante suposición de peces y navíos. El hecho es que hasta cuando estoy dormido de algún modo magnético circulo en la universidad del […]

    Sigue Leyendo...

  • Ya es de noche. Ya no puedo Seguir halándote. Basta. No hay corazón. Suena el mar. Mi sangre de un golpe calla. Una música se abre sus mil alas y secretos; una música me puebla y ya casi no me siento. Ya no siento la maciza Presencia que llamo mi […]

    Nocturno, de Gabriel Celaya

    Ya es de noche. Ya no puedo Seguir halándote. Basta. No hay corazón. Suena el mar. Mi sangre de un golpe calla. Una música se abre sus mil alas y secretos; una música me puebla y ya casi no me siento. Ya no siento la maciza Presencia que llamo mi […]

    Sigue Leyendo...

  • Cuando salí de ti, a mí mismo Me prometí que volvería. Y he vuelto. Quiebro con mis piernas Tu serena cristalería. Es como ahondar en los principios, Como embriagarse con la vida, Como sentir crecer muy hondo Un árbol de hojas amarillas Y enloquecer con el sabor De sus frutas […]

    Llegada al mar, de José Hierro

    Cuando salí de ti, a mí mismo Me prometí que volvería. Y he vuelto. Quiebro con mis piernas Tu serena cristalería. Es como ahondar en los principios, Como embriagarse con la vida, Como sentir crecer muy hondo Un árbol de hojas amarillas Y enloquecer con el sabor De sus frutas […]

    Sigue Leyendo...

  • El mar. La mar. El mar. ¡Sólo la mar! ¿Por qué me trajiste, padre, a la ciudad? ¿Por qué me desenterraste del mar? En sueños la marejada me tira del corazón; se lo quisiera llevar. Padre, ¿por qué me trajiste acá? Gimiendo por ver el mar, un marinerito en tierra […]

    El mar. La mar, de Rafael Alberti

    El mar. La mar. El mar. ¡Sólo la mar! ¿Por qué me trajiste, padre, a la ciudad? ¿Por qué me desenterraste del mar? En sueños la marejada me tira del corazón; se lo quisiera llevar. Padre, ¿por qué me trajiste acá? Gimiendo por ver el mar, un marinerito en tierra […]

    Sigue Leyendo...

  • Te me acercas contándome al oído milagros de miles de leyendas que quedaron entre tus aguas.   Me salpicas con espumas inundadas de misterios de otros tiempos y distancias, con lamentos de promesas que perdieron sus palabras en tus bajamares intensos…   A veces me respondes… Pero de continuo callas […]

    Playa de la Barrosa, Luis E. Prieto

    Te me acercas contándome al oído milagros de miles de leyendas que quedaron entre tus aguas.   Me salpicas con espumas inundadas de misterios de otros tiempos y distancias, con lamentos de promesas que perdieron sus palabras en tus bajamares intensos…   A veces me respondes… Pero de continuo callas […]

    Sigue Leyendo...