Estancia en el CEAm de Viérnoles 2017

El CEAm es el centro de educación ambiental situado en Viérnoles. Un lugar en el que los alumnos participan de diferentes actividades relacionadas con el medio ambiente. Además se realizan excursiones en las que se explican diferentes aspectos relacionados con la Biología y la Educación. También se aprende a ser autónomos y a realizar tareas cotidianas de nuestro día a día como hacer la cama y recoger las habitaciones, poner, recoger y limpiar la mesa. Y, sobretodo, a una de las cosas más importantes: a convivir en grupo.

Una vez llegados al centro, los alumnos de ESO1 y 2 del colegio nos instalamos en las distintas habitaciones y nos dirigimos hacia el comedor para tener ahí nuestra primera comida. Una vez que terminamos, nos pusimos ropa cómoda y comenzamos nuestra primera excursión.

A lo largo de nuestra estancia en el CEAm, en total realizamos 3 excursiones fuera del recinto: al Monte Dobra (martes 28 por la tarde), a la Cueva de las Monedas en el Monte del Castillo (miércoles 29 por la mañana), y al Museo Oceanográfico del Cantábrico (jueves 30 por la mañana).

Éste no era el plan inicialmente previsto. Debido a las pésimas condiciones meteorológicas, se suspendió la visita a las dunas de Liencres y la ruta por el parque para visitar la Cueva de las Monedas. Allí aprendimos detalles sobre la historia del lugar, la forma de vida de nuestros antepasados prehistóricos, cómo aprovechaban los relieves de las rocas de las cuevas para dibujar, y cómo se han conservado estas gracias a las condiciones de la cueva.

Durante la visita al Museo Oceanográfico nos hablaron de tres tipos de ballenas, de las que tenían allí el esqueleto, también de un calamar gigante que tienen allí y medía 10,32 metros. Después de eso fuimos a ver cómo una chica alimentaba a los tiburones, mantas raya, una morena… Después de ese acto, subimos al piso de arriba y vimos mapas que usaban para trasladarse en barco, cómo es una camarote y algo de lo que más me impresionó, una maqueta de la ciudad (Santander) cuando explosionó el barco Machichaco.

También, realizamos diferentes talleres de la naturaleza. Unos de los que más nos gustaron fue el taller de egagrópilas (restos de comida de los aves ) en el cuál deshicimos unas egagrópilas en agua caliente y analizamos las partes de los restos de animales que contenía. Después, con esos restos de animales tuvimos que hacer un esqueleto de topillo. Un taller muy completo y en el que se aprendió bastante. El otro taller consistía en analizar si el riachuelo que tenían allí cerca estaba en buenas condiciones. Para ello recogimos un poco de agua en un cubo y unas piedras de río, limpiarlas y de éstas salían los animales del río (invertebrados que viven en los ríos y en las riveras). Después, en una tabla, los animales tenían distinta puntuación con la suma de ellos se podía analizar el estado del río. Este taller también fue muy completo y aprendimos que analizar si un riachuelo está en buen estado no es tan difícil.

Fue una semana muy completa en la que aprendimos muchas cosas en relación con la naturaleza, a ser más autónomos y a saber reaccionar a situaciones que nos pueden aparecer en nuestro día a día. Y, lo más importante, a convivir en grupo. Respecto al CEAm, creo que las instalaciones estaban en muy buen estado y no tuvimos ningún problema a la hora de instalarnos y a adaptarnos a la forma de vida que se sigue en el centro.

Crónica fotográfica en la web del CEAm:

Sobre Álvaro Villanañe Martín